Política de Cookies

En cumplimiento con las obligaciones previstas en el apartado segundo del artículo 22 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, tras su modificación por el Real Decreto ley 13/2012, de 30 de marzo, por el que se transponen directivas en materia de mercados interiores de electricidad y gas y en materia de comunicaciones electrónicas, y por el que se adoptan medidas para la corrección de las desviaciones por desajustes entre los costes e ingresos de los sectores eléctrico y gasista, cuyo contenido expone que:

Los prestadores de servicios podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios, a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre su utilización, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos, con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal.

Cuando sea técnicamente posible y eficaz, el consentimiento del destinatario para aceptar el tratamiento de los datos podrá facilitarse mediante el uso de los parámetros adecuados del navegador o de otras aplicaciones.

Lo anterior no impedirá el posible almacenamiento o acceso de índole técnica al solo fin de efectuar la transmisión de una comunicación por una red de comunicaciones electrónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de un servicio de la sociedad de la información expresamente solicitado por el destinatario”.

1. ¿QUÉ SON LAS COOKIES?

En este sitio web, al igual que muchos otros en Internet, utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web.

Las cookies son pequeños ficheros de información que nos permiten comparar y entender cómo nuestros usuarios navegan a través de nuestra página web, y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies que utilizamos no almacenan dato personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas. Para continuar sin cambios en la configuración de las cookies, simplemente continúe en la página web.

Tipos de cookies:

Cookies propias: Son aquellas que se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el propio editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de tercero: Son aquellas que se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio que no es gestionado por el editor, sino por otra entidad que trata los datos obtenidos través de las cookies

Según el plazo de tiempo que permanecen activadas:

Cookies de sesión: Son un tipo de cookies diseñadas para recabar y almacenar datos mientras el usuario accede a una página web. Se suelen emplear para almacenar información que solo interesa conservar para la prestación del servicio solicitado por el usuario en una sola ocasión.

Cookies persistentes: Son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidos y tratados durante un periodo definido por el responsable de la cookie, y que puede ir de unos minutos a varios años.

Según su finalidad:

Cookies técnicas: Son aquellas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra del pedido, realizar la solicitud de inscripción, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

Cookies de análisis: Son aquéllas que permiten al responsable de las mismas, el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de los sitios web a los que están vinculadas. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web, aplicación o plataforma y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios de dichos sitios, aplicaciones y plataformas, con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio.

Cookies publicitarias: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado en base a criterios como el contenido editado o la frecuencia en la que se muestran los anuncios.

2. COOKIES USADAS

Nombre de cookie

Dominio

Duración

Finalidad

_ga

redsagradocorazon.es

2 años

Distinción de usuario

_gat

redsagradocorazon.es

10 minutos

Limita el porcentaje de solicitudes

Algunos ejemplos de políticas de privacidad de terceros:

http://www.google.com/intl/es/policies/technologies/types/

https://www.facebook.com/policy.php?ref=pf

https://support.twitter.com/articles/20170521

3. CÓMO ADMINISTRAR LAS COOKIES EN ORDENADORES Y DISPOSITIVOS

Puedes permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en tu equipo o dispositivo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en tu ordenador o dispositivo.

Lema del curso 2017-2018

 

 

         En este curso 17-18 vamos a trabajar el valor de la escucha con el lema “Escucha el corazón”. Escuchar (auscultare, en latín) es, según la etimología de la palabra, oír con delicadeza y atención. En el fondo es ser atento con el otro. Es una manera de manifestarle nuestro respeto, valor que estuvimos trabajando el curso 16-17.

Cuando escuchamos en profundidad intentamos comprender las razones del otro. Es buscar la verdad del otro y tenerla en cuenta. Por eso, la humildad es la condición que hace posible la escucha, ya que cuando escuchamos de verdad, nos arriesgamos a no estar en posesión de la verdad.

Este curso es una oportunidad para aprender y ayudar a nuestros alumnos a aprender a escuchar mejor, a adoptar una actitud receptiva, a concentrarse y sopesar las cosas, a meditar,a profundizar dentro de sí mismos a “buscar las grandes palabras que se han vertido ahí ” 1. Este curso estamos invitados a escuchar el propio corazón.

El arte de escuchar, dice Torralba, requiere su tiempo. Escuchar con calidad requiere dar tiempo a las personas, es un tiempo que ponemos a disposición del otro. Es necesario callar y darle tiempo al otro para que pueda expresarse, para que podamos comprenderlo. Responder sin comprender conduce a una incomunicación profunda. Este curso que comenzamos es oportunidad también de escuchar el corazón de las personas que tenemos al lado.

La escucha es un acto de atención hacia el otro, de respeto a su persona, de abertura a su mundo. Escuchar es “un acto de hospitalidad”, es hacerle un lugar al otro, cederle un espacio y un tiempo en la mente y en el corazón. Y esto exige que nos descentremos de nosotros mismos.

El acto de escuchar requiere necesariamente la práctica del silencio (el exterior y el interior). No se trata solo de callar sino de hacer silencio. “Solo cuando triunfemos en esa empresa, el otro resonará en nuestro interior, su presencia iluminará la cueva de nuestro ser y nos daremos cuenta de que no estamos solos”. A veces sentimos que estamos solos porque estamos llenosde ruido.

A veces estamos llamados a escuchar porque sí, en plena gratuidad. Es un modo de escuchar que obedece a la lógica de la gratuidad y no del cálculo interesado. La motivación principal para esta escucha es la alegría que experimenta el otro al ser escuchado, una alegría contagiosa que, a su vez, nos transforma.

Escuchar, además de ser un arte es un riesgo. Por eso a veces nos da miedo, porque si escuchamos de verdad, nuestra vida queda tocada, interpelada, llamada, movida de alguna manera. Escuchar es correr el riesgo de encontrarnos también con nuestros errores. Se necesita valentía para escuchar lo que no nos gusta escuchar. Hay que tener valentía para estar dispuesto a escucharlo todo.

La escucha verdadera puede encontrarse con algunos obstáculos que estamos llamados a trabajar como la desconfianza o la falta de humildad. Quitar estos obstáculos pone las bases para un auténtico diálogo.

En este curso en que nuestro lema pone en conexión el corazón y la escucha, es bueno darnos cuenta de que escuchar es una forma de amar. Es un modo de expresar al otro que lo que dice tiene valor, que lo que comunica no cae en el vacío.

“ Escuchar es una forma de amar, pero escuchar correctamente exige una lucha contra las interferencias interiores y exteriores que obstaculizan el encuentro con el otro. Aprender el arte de amar significa también aprender el arte de escuchar. En toda escucha hay un latir del amor, reflejando la parte más noble que la persona atesora dentro de su corazón.”

La escucha produce sus frutos:

-         La claridad, que nos permite ser transparentes llegar a las personas

-         El don del consejo. Escuchar nos permite acompañar al otro en ese camino de discernir qué es lo mejor para él.

-         La docilidad. Una persona es dócil cuando se deja enseñar, cuando se pone a disposición de otro para que éste le enseñe aquello que no sabe.

-         La amabilidad… la persona que escucha se hace amable en sus entornos, es querida por ella misma.

-         La delicadeza, el trato de cuidado… es una manera de estar en el mundo.

-         El conocimiento de uno mismo: “Escuchar a los demás y escuchar la Voz que nos habla secretamente en la interioridad, es un ejercicio clave para llevar a cabo satisfactoriamente la tarea de comprendernos a nosotras mismos. Pág. 195

¡En esta aventura de la escucha nos adentramos este curso!

EL LEMA DE ESTE CURSO 17-18 NOS INVITA A ESCUCHAR EL CORAZÓN…

Escuchar el propio corazón: conocer lo quesentimos, lo que nos gusta, lo que nos entristece, lo que nos pasa dentro, nuestros deseos, ¡y todo lo bueno que tenemos para ofrecer a otros! ¡Escucharlo y hacerlo crecer! Este curso viajaremos al interior de nosotros mismos.

Escuchar el corazón de las personas que nos rodean: todas las personas con las quenos encontramos cada día y en el camino de la vida tienen algo importante que decirnos y algo que enseñarnos… ¡Escúchalas hasta el final y aprende a dialogar! No nos olvidemos de escuchar sus corazones e intentar ponernos en su lugar.

Escuchar el corazón del mundo: Lanaturaleza, las personas y especialmente las personas que más sufren nos están diciendo cosas. Escucharlas con atención y dar respuesta es hacer de nuestro mundo un mundo muchísimo mejor.

                        Escuchar el Corazón de Dios: Él tiene unCorazón grande y lleno de amor en el que cabemos todos. Si nos paramos a escucharlo seguro que descubrimos ese amor para cada uno de nosotros. El Corazón de Dios, decía Sofía, es como un libro abierto.

Lema del Curso 1016 / 2017

 

Comenzamos un curso en el que vamos a trabajar un valor muy importante, probablemente de los más importantes, con un lema precioso que nos adentra en lo nuclear de los valores de nuestro Carácter Propio y de la tradición del Sagrado Corazón: el respeto y el cuidado de la vida en todas sus dimensiones.

                Sin respeto no podemos imaginar nuestro mundo, nuestra sociedad, nuestras familias y grupos, nuestros colegios, nuestra vocación y tarea educativa y evangelizadora. El respeto es el fundamento a partir del cual muchos otros valores se desarrollan y adquieren sentido y un significado más pleno. La educación debe permitir a nuestros alumnos llegar a ser seres humanos conscientes del propio valor y del valor de los demás, lo que permite que educadores y alumnos reflexionemos sobre el quehacer de cada uno, pudiendo entonces intentar cambiar el mundo respetándose a sí mismo, al otro, a la tierra... Trabajar este curso este valor del respeto es una nueva oportunidad para retomar el alcance, la hondura y la profundidad que este valor primario tiene en nuestra tarea educativa.

Respetar implica:

  • Querernos a nosotros mismos, aceptarnos, valorarnos, vivir con coherencia y sentir que merecemos el aprecio y el cariño de los demás.
  • Empatizar; ponerse en el lugar del otro y comprender qué siente y como siente, aceptando la diversidad en la convivencia con los demás. Todos somos diferentes, pero iguales en el fondo. Practicar la integración, la tolerancia, la admiración y la justicia.
  • Valorar todo lo que nos rodea, cuidarlo, mimarlo, a veces los detalles constituyen el todo. Proteger el entorno que es la casa de todos.

                El logotipo del curso nos ayuda a trabajar este valor del respeto. Un corazón con los ojos abiertos nos recuerda que el respeto a la vida y a cada persona en su dignidad pasa por una mirada al estilo de Jesús, una mirada desde el interior que nos lleva a ver más allá de las apariencias. Porque los ojos y el corazón van juntos. El respeto profundo al otro implica mirar con el corazón y dejarlo ser lo que es como ser único e irrepetible. La mano sobre la que crece una pequeña planta nos dice que una mirada desde el corazón nos lleva a amar aquello que miramos. El cuidado es el compromiso efectivo con aquellos y aquello que amamos.

                En el primer trimestre abordaremos el valor del Respeto a uno mismo. El inicio de curso se centrará en la acogida de la escuela/grupo clase a cada uno desde el valor de sí mismo, desde el reconocimiento de su propia identidad. Cada uno tiene el compromiso de mostrarse tal cual es y darse a respetar en medio de sus compañeros. En el tiempo de Adviento y Navidad, pondremos la mirada en un Dios, que con todo su poder, se hace niño como nosotros para dar valor a nuestra propia dignidad personal.

                En el segundo trimestre, en el que la Cuaresma ocupa un papel central, nos centraremos en el valor del Respeto a los demás. El camino a la cruz es el proceso de entender que la dignidad de todos requiere a veces nuestro esfuerzo y sacrificio. Respetar a los demás requiere la actitud de aceptar la diversidad y de aprender a convivir en medio de relaciones que nos enriquecen a todos aun siendo distintos unos a otros.

                En el tercer trimestre, profundizaremos en la idea del Respeto y el Cuidado de la Vida. La Pascua es un tiempo que invita a un compromiso con la VIDA.